Artículo

Cuenta atrás para la Navidad - ¿Cómo los consumidores europeos están comprando para estas inusuales fiestas de fin de año por la Covid-19?

diciembre 16, 2020 porSensormatic News Desk

Compartir

El actual entorno cambiante ha afectado los planes y patrones de compra de los consumidores europeos en el período previo a la Navidad. Muchas personas adelantaron sus planes por diversas razones: la impaciencia por las restricciones, la determinación de divertirse en Navidad después de un año complicado y el recelo a que las tiendas se queden sin existencias.

Según nuestro análisis de afluencia ShopperTrak, hay un patrón general que se aplica a la mayoría de los países europeos: una enorme caída cuando los países y las tiendas cerraron, y una recuperación gradual al reabrir (con algunos picos en agosto y septiembre), hasta depararse con otra caída importante durante el segundo cierre, que generó otro pico al reabrir las tiendas.

La segunda ola está afectando a europa de diferentes maneras. Francia sufrió la mayor queda de afluencia a tiendas, mientras que Suiza y Alemania tuvieron las caídas más suaves hasta la fecha. Sin embargo, es probable que esto cambie cuando Alemania vuelva a cerrar sus tiendas de productos no esenciales entre el 16 de diciembre de 2020 y el 10 de enero de 2021. Además, es posible que otros países también decidan decretar nuevos cierres parciales o aplicar más restricciones a medida que su situación vaya cambiando.

Para los retailers, que vienen haciendo todo lo posible por seguir abiertos y al mismo tiempo mantener a salvo a su personal y a sus clientes, la campaña de fin de año les está resultando frustrante por dos razones, la primera por tener que cerrar otra vez después de haberse acostumbrado a estar abiertos de nuevo, y la segunda por la presión que sufre el comercio durante la pandemia, teniendo un efecto en la moral del personal y en el comportamiento de los clientes. Incluso cuando la vacunación masiva devuelva al mundo algún tipo de normalidad, ya se predice que nada volverá a ser lo mismo, en particular debido a que gran parte del gasto en retail se ha desplazado al canal online. La cifra más dramática surge de la extrapolación de los datos del censo de los Estados Unidos y de la Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido (ONS) que sugiere que al comparar las ventas online del Reino Unido con la venta en tienda física, excluyendo los comestibles, el comercio electrónico alcanza ahora el 40% de los ingresos.

Además, las cifras de la ONS muestran que las ventas online de comestibles pasaron del 5% al 10% del gasto en 2020. Añadiendo los no comestibles, aproximadamente la mitad de todas las ventas online se cumplen ahora en las tiendas, ya sea a través del personal o mediante métodos como “click and collect”.

Por lo tanto, es evidente que la tienda física y online están trabajando más estrechamente que nunca, lo que supone más responsabilidad a los retailers para que gestionen las tiendas de forma adecuada a los comportamientos más variados y siempre cambiantes de los clientes.

La afluencia de visitantes es la base para la acción, que debe complementarse con la integración de cámaras de vídeo para que actúen como compiladores de datos. Al comprender las cifras del tráfico, el recogido del cliente en tienda, y los tiempos de permanencia, los retailers pueden optimizar la planificación de los horarios del personal, asegurándose de no investir excesivamente, y pudiendo asignar correctamente a sus mejores vendedores para aprovechar las oportunidades más fuertes.

Al mismo tiempo, el vídeo realiza otra valiosa tarea, quitando carga de trabajo al personal para que puedan centrarse en las ventas: la prevención de pérdidas. El vídeo vigila las actividades sospechosas e ilegales para que el personal de seguridad pueda actuar en consecuencia. Los datos recopilados pueden utilizarse a corto plazo para llevar a cabo acciones judiciales, y a largo plazo para adaptar los diseños de las tiendas, revisar los sistemas de vigilancia electrónica de artículos y determinar qué artículos deben ser etiquetados debido a su alta vulnerabilidad al robo.

El etiquetado de artículos mediante RFID también permite al personal de la tienda obtener una imagen precisa de los niveles y estado de las existencias en tiempo real, lo que les permite garantizar que un artículo esté en stock, pero también asignar las existencias para satisfacer a los diferentes tipos de demanda y canales: tienda, almacén, “layaway”, “click and collect” y pedidos especiales.

Sin embargo, el mayor beneficio es poder extraer datos de todos los dispositivos de la tienda para construir una imagen amplia de cada ubicación que permita realizar análisis avanzados para impulsar la asignación y el surtido de productos, las ventas en tienda y online, las funciones del personal y el diseño general de la tienda. Con tantos retailers revisando sus tiendas en términos de cantidad, tamaño y diseño, un análisis profundo de la actividad determinará cómo debe ser la tienda en el futuro.

Compartir

data chart with unlabeled vertical bars and horizontal trend line

Contacte con nosotros para saber más sobre Inteligencia de Tráfico

Contacte con nosotros